Las telenovelas brasileñas, producidas originalmente en portugués, han ganado la aceptación de muchas de las audiencias de habla española. Los temas tratados en esas telenovelas juegan un papel importante en la aceptación de su público. Los principales temas tratados son la historia, las diferencias de clases sociales, la tierra y su cultura. La red de televisión Globo también cuenta con un Departamento de Análisis e Investigación que lleva a cabo el análisis de las preferencias de la audiencia, donde los guiones son continuamente revisados ​​y reajustados para cada episodio nuevo. A modo de ejemplo, la telenovela La Esclava Isaura se mostró en Cuba y Polonia, y salió al aire dos veces en China en el 1980 y en el 1983. La historia del Rei do Gado se fija en el siglo XIX durante la guerra entre los propietarios y los inquilinos y logró altos índices de audiencia y aceptación por todos estos variados públicos.

En Brasil, las telenovelas comenzaron a variar su contenido durante la década de los setenta, cuando sus productores ejecutivos y los expertos en mercadeo se dieron cuenta de que la audiencia brasilera no deseaba martirizarse, sino entretenerse mirando la televisión. Fue entonces cuando convirtieron a la novela de las seis de la tarde, en “la novela más leve”, la de las siete de la noche “en la novela más cómica”, la de las ocho de la noche con temas más generales y clásicos y la de las diez de la noche, para la audiencia más adulta ofreciendo temas más alternativos o contenidos culturales. Por tanto, mientras que en Brasil el estilo de la telenovela se asocia esencialmente por su horario, en México, la telenovela se define por el productor el cual personaliza la telenovela de acuerdo a su estilo y por lo general no altera los horarios de programación ya establecidos,  para así garantizar una sintonía constante.

En Colombia, el éxito la telenovela Yo soy Betty la Fea la convirtió en un fenómeno, siendo exportada mundialmente incluyendo a China y luego vendiendo su formato a Estados Unidos para adaptarla al inglés y a México para adaptarla con sus particularidades en español. Yo soy Betty la Fea es la historia de una mujer inteligente, idealista y tímida que era fea. La protagonista  se convirtió en el símbolo de la inocencia corrompida de las mujeres del mundo, obteniendo  así su más alta aceptación. El éxito de esta telenovela se le atribuye a su realismo.