Paseo a lo largo de South Beach
Jim Schwabel/Getty Images
Familia y niños
La tranquila playa y la sosegada piscina del hotel se convierten en el parque de juegos de los niños y el oasis de los papás. Dependiendo de la edad de la prole, las visitas a museos y el tour de los edificios Art Deco es muy recomendada. Seguro que disfrutarán realizándola en bicicleta, patines o segway, si los progenitores también se animan.

Una gran oferta procede del The James, un elegante hotel que da la bienvenida a los niños con LIL, un servicio de actividades creativas y recomendaciones para hacer más fácil y divertida la estancia familiar. Cuenta con un espacio destinado exclusivamente a los niños con zona de juegos interior y exterior, salvavidas de guardia, biblioteca infantil y una zona playera para ¡construir castillos de arena! ¿Se puede pedir más? Sí, traernos al perrito, también bienvenido como un rey al The James.

Un paseo matutino por la playa para trepar y fotografiarse en los coloridos y variados puestos de los salvavidas, reducirá la energía infantil antes del baño en las aguas del Atlántico. Los originales kioscos fueron donados a la ciudad por el arquitecto William Lane tras el huracán Andrew y hoy en día son el ícono de South Beach. Una visita al Jardín Botánico de Miami Beach con jardín japonés, una colección de orquídeas, de mariposas, de palmeras y árboles tropicales los mantendrá entretenidos otra jornada. Los domingos se celebra un “Farmers Market” en Lincoln Road, entre Washington y Lennox Avenues donde encontramos frutas, verduras, panes, miel, mermelada casera, todo delicioso y fresco, además de flores recién cortadas.

El museo Wolfsonian conforma otra gran oferta cultural familiar en SoBe. Enseñar a los más pequeños de qué manera el diseño influye en sus vidas puede ser una gran manera de despertarles la curiosidad. Desde los grandes planes para trazar ciudades al esbozo de una estampilla de correos, pasando por el desarrollo de lámparas y sistemas de iluminación, la galería investiga y descubre el mundo en el que vivimos.

SoBe cuenta también con un multicine que proyecta las últimas novedades. Docenas de restaurantes de toda índole ofertan a las familias menús al alcance de todos los bolsillos. El Lincoln Road Mall, paseo al aire libre es perfecto para caminatas familiares. O una escapadita al elegantemente neoyorquino club SL del mismo hotel The James para tomarse una copa y bailar. Al fin y al cabo, no viene mal recordar que esas parejas que salen del hotel cuando ellos regresan con los cansados niños, eran ellos no hace tanto tiempo.