• Image about Seasons 52

Con 22 restaurantes, cinco más en cartera, repartidos por toda la geografía estadounidense, Seasons 52 ha conseguido grabar su imagen de marca en un sector en el que resulta casi milagroso imprimir una huella duradera dada la gran competencia.

Decorado con ricas maderas, amplias mesas y un acogedor bar, el local de Coral Gables (Florida) se localiza en la “Milla de Oro” de esta ciudad. El servicio es amable, eficiente y, sobre todo, se conoce el menú, cosa que no es lo habitual que debería ser. Sin embargo hay dos características de la cadena de restaurantes que destacan y, que, en cierta manera son la clave de su éxito: la adaptación del menú a los productos frescos de temporada y platillos de tamaño “humano” con las calorías contadas, no por ello menos deliciosos.

321 Miracle Mile
Coral Gables, Fl 33134
(305) 442-8552


Pocas veces ordeno postre en un restaurante por la obvia razón de que suele ser gigantesco y me lo como todo. La tentación es la tentación y es difícil no sucumbir a ella. Debo admitir que mi conciencia es débil. En Seasons 52 se pueden ordenar mini postres dulces, deliciosos, llamados “mini indulgencias”. El tamaño presentados en vasitos de trago, se compensa con sabores de impacto como Key Lime Pie, Pastel de Zanahoria, Mousse de chocolate y maní…y diversos sabores dependiendo de la temporada, como fresa o frambuesa. Si se acude con amigos, se piden mini postres variados y se pueden compartir todos los sabores, aunque sea una cucharadita cada uno. Realmente, prefiero mil veces esto, que una tarta de chocolate pantagruélica con la consistencia y el peso de un ladrillo.
  • Image about Seasons 52

Otra de las delicias destacadas del restaurante son los llamados flatbreads, masa amasada increíblemente fina. Una especie de pizza etérea rectangular, mucho más sabrosa y saludable, pasada por el horno y adornada con los más gloriosos ingredientes combinados como el de ternera asada con hongos cremini, espinaca fresca y queso azul de Wisconsin.

Siguiendo esta línea, en la que el sabor se conserva a toda costa y, sobre todo a costa de las calorías, se ofrecen menús especiales para los que tengan intolerancia a la lactosa o al gluten, los que deseen un menú bajo en sal, sin ajo o vegetariano.