Además, figuras como Orlando Bloom, Jeremy Irons, Daniel Craig, John Malkovich, Morgan Freeman, Bono (hijo adoptivo de Sarajevo), Gérard Depardieu, Kevin Spacey y Victoria Abril, entre muchos otros, son rostros frecuentes en el evento que de hecho le permite a los participantes encontrárselos en la calle, verlos dar una entrevista desde alguna terraza o quizá pedirles un autógrafo mientras se toman un café con postre en la “esquina dulce” (Slatko ose) del barrio viejo.

La gente de Sarajevo es directa sonriente y dadivosa. Gritan, beben y disfrutan como si fuera el último día de sus vidas y así también es su cine: valiente, directo y poderoso, y lo muestran siguiendo su tradición de inaugurar el festín cinematográfico con una película local, en esta ocasión lleva por título Epizoda u životu bera a žieljeza (Episodio en la vida de un recolector de hierro), y ya es ganadora de dos Osos de Plata en la 63ª edición del Festival de Cine de Berlín; del director y guionista también ganador del Oscar por No Man´s Land, Danis Tanovic.

Cine bosnio que no hay que perderse

No Man’s Land (2001)
• Ganadora del Oscar, Globo de Oro y otros 41 premios
• Director: Danis Tanovic
• Actores: Branko Djuric, René Bitorajac, Filip Šovagovic, entre otros.
La historia de un bosnio y un serbio atorados en una trinchera en tierra de nadie.

Grbavica (2006)
• Ganadora del Oso de Oro del Festival de Berlín
• Diriector: Jasmila Žbanic
• Actores: Mirjana Karanovic, Luna Mijovic, entre otros.
La historia de una madre soltera en el Sarajevo actual.

Belvedere (2010)
• Director: Ahmed Imamovic
• Actores: Sadžida Šetic, Nermin Tulic, entre otros
Recuento ficticio del genocidio real que se llevó a cabo en Srebrenica.

In The Land of Blood And Honey (2011)
• Director: Angelina Jolie
• Actores: Zana Marjanovic, Goran Kostic, Rade Šerbedžija, entre otros.
La historia de amor entre un joven serbio y una jovencita bosnia en plena guerra.



Son trece los programas que completan el festival, desde la competencia oficial de largometrajes, documentales y cortos; hasta la sesión de directores internacionales, pasando por el programa infantil, el de adolescentes (que se presenta ante un jurado de también jovencitos), la beca de la Fundación Katrin Cartildge, la muestra internacional, las películas de Bosnia y Herzegovina y el Campus de Talento de Sarajevo que elige a ocho jóvenes para capacitarse por una semana con uno de los más grandes cineastas del mundo y que este año contará con talleres presentados por la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas estadounidense.

La sección Kinoscope tendrá como objetivo volver a demostrar que no importa de qué lugar sea una película sino su universalidad a través de las características humanas. Además uno de los grandes logros del evento es CineLink, casa coproductora que apoya los proyectos cinematográficos de los egresados del Campus de Talento de Sarajevo quienes también reciben el apoyo de Sarajevo City of Film que les da la capacidad para producir películas entre sus colegas del mundo de la cinematografía.

La historia fílmica de Bosnia aún no puede separarse de la de la ex Yugoslavia, sin embargo, es la nueva generación de cineastas como Tanovic (Cirkus Colombia, No Man´s Land), Jasmila Žbanic (Grbavica), Aida Begic (Djeca), Ahmed Imamovic (Belvedere, Go West), entre otros, los que están devolviéndole a esta región, el lugar que se merece en el séptimo arte del mundo.

La ciudad en donde los fantasmas de la reciente guerra aun no acaban de desvanecerse y que a pesar de la tragedia y el terror que la ensombreció por más de tres años, ha logrado levantarse con humor, con calidad, con orden vuelve a vestirse de manteles largos y a recibir con bombo y platillo al cine audaz, provocador, ingenioso y duro que no pierde la oportunidad de cuestionar e inspirar a su público, eso es lo que se verá después de cruzar las alfombras rojas que adornan la escalinata del Teatro Nacional de la Ciudad, el Centro de Artes Cinematográficas Obala y otras sedes de la hermosa capital.

Y sí, “hay un momento —como lo cantan Bono y Pavarotti en letra de Mrs. Sarajevo—para ser la reina de belleza, portar la corona” y en el caso de la enigmática, mágica y poderosa ciudad de Sarajevo, una vez más este año... regalar el Corazón.