El Festival de Cannes entrega una Palma; en Berlín se da un Oso, y en Sarajevo… un Corazón. La capital de Bosnia y Herzegovina, ciudad que fuera sitiada por cuatro años en una guerra que dejó muerte y destrucción en tan bella urbe, puede decir con orgullo que ha creado un festival de cine que es prueba del espíritu mismo de sus pobladores y finalmente de la esencia y corazón de los Balcanes.


La intención original del Festival de Cine de Sarajevo, creado por el productor Mirsad Purivatra y cuya primera edición inició el 25 de octubre de 1995 (cuando la ciudad seguía cercada por el conflicto bélico que dividió a Yugoslavia en seis países independientes), era hacer renacer el espíritu colectivo de una sociedad indomable habitando una ciudad completamente devastada.

Hoy, 19 años después el evento se cierne como uno de los más importantes del sureste europeo y uno de los mejores lugares para conocer productores, autores, guionistas y reconocidos cineastas de todo el mundo; además ofrece la oportunidad de visitar una de las capitales más interesantes, misteriosas, desconocidas y bellas del viejo continente.

Los sarajevitas además de sobrevivir la última guerra europea han hecho literalmente “rosas” de las marcas que las granadas dejaron sobre sus calles, vaciándoles pintura roja y permitiéndoles “adornar” sus pasos, demostrando con ello su espíritu rebelde, indomable y sobre todo, artístico.

Y toda esta rebeldía y pasión también se refleja en el séptimo arte de la región, de ahí la efervescencia de las cintas y el entusiasmo de los más de 100,000 visitantes (un tercio de la población total de la ciudad) que se dan cita cada año para disfrutar del buen cine de Europa del este y, por qué no, del glamour de las estrellas hollywoodenses.

En esta ocasión el XIX Festival de Cine de Sarajevo se llevará a cabo del 16 al 24 de agosto y como siempre sólo estará abierto a competencia oficial para las cintas provenientes de Albania, Armenia, Austria, Azerbaiyán, Bosnia y Herzegovina, Bulgaria, Croacia, Chipre, Georgia, Grecia, Hungría, Macedonia, Malta, Moldavia, Monte Negro, Rumania, Serbia, Eslovenia, Turquía y Kosovo; sin embargo, gracias a los diferentes programas del evento se puede apreciar cine de todo el mundo y dichos cineastas también reciben su merecido reconocimiento.

El año pasado el festival, que literalmente viste el centro de Sarajevo de alfombras rojas y proyecciones al aire libre, contó con la presencia de Angelina Jolie, una visita especial, pues Jolie no sólo es la ganadora del Corazón honorario de Sarajevo por su cinta In the Land of Blood and Honey (En la tierra de la sangre y la miel que habla de una historia de amor durante la guerra de 1992) sino que ahora es también hija honoraria de la ciudad.