• Image about Ricky Martin en su justo momento

Ricky Martin asegura que todo pasa en su preciso momento; ni antes, ni después. Tras una palpable ausencia de dos años del escenario regresa a su público con un nuevo disco, un libro autobiográfico y una metamorfosis espiritual. Éste es, su momento justo.

  • Image about Ricky Martin en su justo momento
Parece que apenas ayer millones de personas en el mundo entero bailaban con Ricky al ritmo de La Copa de la Vida en el Mundial de Francia ‘98. Aunque muchos en el mercado hispano ya conocían a este talentoso boricua, el gran éxito internacional le llegó un año después con el rotundo triunfo de Livin’ la vida loca que arrasó en ventas y recibió numerosos galardones; sin embargo, lo más relevante fue que colocó a la música latina en el escenario internacional.

Con la fama llegó también el escrutinio de los medios de comunicación. Se sabía poco de su trayectoria profesional que comenzó quince años atrás y menos de su conflicto existencial y su gran secreto, que ahora ha asumido con todas sus consecuencias.

Ricky Martin dejó las bambalinas para retirarse a la India, meditar, comenzar un nuevo camino y buscarse a sí mismo: “Allí encontré las tres claves por las que ahora rijo mi vida: serenidad, sencillez y espiritualidad”.

En la India, se encontró también con lo que a partir de ese momento se convirtió en su causa filantrópica, la trata humana. “Me volví loco cuando vi que niñas de cinco o seis años eran presa de los traficantes y objeto de prostitución. Comencé a rescatarlas y decidí no quedarme callado porque si lo hago, permito que suceda este horror”.

Hoy en día la Fundación Ricky Martin trata de concienciar a la sociedad sobre el grave problema del tráfico de seres humanos. En algunos momentos se sintió desfallecer pero su ánimo le ayudó a seguir adelante. “La frustración a veces me hizo pensar que ya no podía más. Rescatábamos a una persona y aparecían tres más”. A través de la fundación, normalizó esta lucha, que además de rescatar a las víctimas de la esclavitud moderna, las ayuda a iniciar una nueva vida, lejos del sufrimiento de su pasado.

Al regresar de su viaje, Kiki (como afectuosamente le llaman en casa) decidió escribir sobre sus experiencias, no sólo en la India, sino también en el sur de Asia, el trabajo de su fundación y su carrera artística. “Honestamente, empecé a escribir como un juego. La vida me ha dado experiencias fantásticas y decidí que sería bueno empezar a hablar de ellas y compartir”. Así ha visto la luz su exitoso libro autobiográfico Yo (que fue lanzado al mercado simultáneamente en su versión en inglés Me en noviembre del 2010).