Marco Marchi/Getty Images

Cada día está más de moda la llamada homeopatía ante la “medicalización” de la salud. Los antibióticos comienzan a no realizar su función debido a su mal y excesivo uso. Lo curioso del caso es que para tratar dolencias cotidianas, la homeopatía ya existía desde hace siglos y se llama: el remedio de la abuela.


ORZUELO
Dolencia: Inflamación aguda en el borde de párpado causada por una infección bacteriana de las glándulas sebáceas.
Tratamiento médico: Normalmente se centra en la aplicación de pomadas antibióticas y antiinflamatorias o incluso se recurre a la cirugía para drenarlo.
Remedio de la abuela: Evitar frotarse los ojos y aplicación de compresa limpia y caliente empapada con infusión de manzanilla (12 flores de manzanilla en un vaso de agua hirviendo, dejando reposar cinco minutos) o con aceite de semillas de linaza. Varias veces al día hasta que el orzuelo desaparezca.

LUMBAGO
Westend61/Getty Images
Dolencia: Síndrome doloroso que afecta a la parte inferior de la columna vertebral. Además de dolor, la zona afectada presenta inflamación y contractura muscular, que puede generar incapacidad física.
Tratamiento médico: Tratar de mantenerse activo, adoptar buena postura para no sobrecargar la espalda, rehabilitación muscular. El tratamiento farmacológico del doctor será a base de analgésicos o antiinflamatorios relajantes musculares y si el caso es agudo quizás recomiende la cirugía.
Remedio de la abuela: Los motivos del lumbago pueden ser muy variados desde neurálgicos a musculares. Acudir al médico para un diagnóstico del tipo de lumbago es fundamental. Hay maneras generales de prevención como tomar vitaminas del grupo D. Si el dolor es moderado, aplicar calor seco a la zona afectada ayudará. El harpagofito y DLPA-fenilalanina son antiinflamatorios naturales que también pueden auxiliar.

ACNÉ
Dolencia: El acné, granos en el rostro, si continúa o reaparece más allá de la adolescencia puede ser persistente.
Tratamiento médico: Es difícil el tratamiento ya que las causas suelen ser muy variadas y a veces son imposibles de diagnosticar. Aparte del tratamiento farmacológico que el dermatólogo recete se ofrecen medidas de prevención como lavarse el rostro con jabón suave, evitar maquillajes, hidratantes y protectores solares con excipientes grasos.
Remedio de la abuela: La abuela siempre recomienda prevención para evitar brotes de acné y la dieta es muy importante. Evitar embutidos, salsas grasas, frituras, chocolate y mantequilla. Aplicar cada noche sobre el rostro una mascarilla de arcilla elaborada con infusión de caléndula durante 20 minutos o lavar la cara con jabón de arcilla gris y untar luego una crema de pepino y yogurt. El estreñimiento puede hacer brotar el acné. Para ello tomar un kiwi en ayunas o recurrir a la fibra.