• Image about Que hora es
© pete gardner/getty images

Para la generación de jóvenes de hoy, es más fácil ver la hora en sus teléfonos inteligentes, en constante uso, mientras envían mensajes y juegan. ¿Es esto un indicio de la desaparición en un futuro de los relojes de pulsera, tal como pasó con los relojes de bolsillo?

Es difícil de creer, pero no imposible. No sabemos qué es lo que la tecnología nos tiene preparado. Lo que casi podemos apostar es que esos jóvenes de hoy, cuando terminen sus carreras, cambiarán de forma de pensar cuando se lancen a un mundo laboral competitivo y donde su éxito se verá medido por los signos externos de lujo, bien sea el automóvil, el último teléfono inteligente y el reloj.

  • Image about Que hora es
© peter dazeley/getty images
Si bien la mujer cuenta con multitud de accesorios para adornar su imagen, el hombre de hoy, el reloj y el anillo de casado o compromiso, son prácticamente los únicos. Cuando un hombre levanta la manga de su camisa, ahí está el reloj, como un libro abierto que indica, entre otras cosas, su gusto. Para él, el reloj debe ser primeramente funcional y práctico, pero a la vez tiene “que estar de moda”.

La tendencia actual masculina es de llevar relojes grandes, con esferas de 42 mm y hasta de 48 mm, y continuará así en tanto los fabricantes continúen desarrollando modelos en esa línea. Si se fijan bien, no habrán visto a ningún famoso recientemente llevando un relojito pequeño, sino muy al contrario. La mujer ha seguido la tendencia, saliéndose del típico reloj diminuto de brazalete, adoptando aparatosos modelos, y para aquellas que la fortuna les sonríe, con cuantos más diamantes, mejor. Al ser la esfera más grande, muchos diseños incorporan números también grandes, que por lo general tienen buena acogida.La imaginación de los diseñadores se ha desatado, y podemos encontrar relojes de cualquier forma, si bien los rectangulares han venido dominando últimamente, pero sin desplazar al reloj redondo, que continúa siendo la forma clásica.

El acero sigue siendo el material preferido en su fabricación, aunque el oro continúa dominante en ciertas marcas de prestigio. El titanio es uno de los nuevos materiales con gran aceptación. Para la banda o correa del reloj, el cuero sigue siendo el material preferido, sin embargo no se ha quedado como una simple banda para sujetar el reloj a la muñeca, sino que los diseñadores han incorporado grabados, texturas, capas de diferentes pieles y costuras con pespuntes en diversas formas, con hilos que hacen juego con el color de la banda o que contrastan. También estas bandas se fabrican con exóticos materiales, entre los que se incluye el caucho, que ofrecen durabilidad en aquellos relojes deportivos o acuáticos y así como una gama de colores. Las bandas de acero y oro siguen siendo populares.

Una de las tendencias más fuerte en estos momentos respecto a los relojes de vestir es la vuelta a los relojes clásicos automáticos, como una nostalgia de tiempos gloriosos de la relojería. Estos relojes son puramente mecánicos y funcionan con el movimiento de la muñeca, el cual hace mover un péndulo, que da cuerda al reloj. Indudablemente son más costosos que los eléctricos dados el alto nivel de ingeniería y fabricación necesarias para su producción. Los defensores del medio ambiente claman que se ahorrarían millones y millones de pilas de desecho contaminante si todos usásemos este tipo de relojes.

Ahora solo queda convencer a los jóvenes de hoy, de que tienen que comprarse un reloj automático para mirar la hora y salvar al planeta. ¿Cómo lo ven?