• Image about Que es un gato
© lothar/getty images

¿Qué es la lluvia? Un niño nos respondería: “La lluvia es cuando cae agua del cielo”. Cierto pero impreciso. Una verdadera definición es diferente. Existen varias formas de definir un objeto, pero la más práctica es la que describiremos ahora.

La definición comienza con un sustantivo concreto o abstracto: ‘animal’, ‘hidrógeno’, ‘figura geométrica’, ‘emoción’, ‘felicidad’, etc.

¿Qué es un gato? Es un animal felino que...

¿Qué es un triángulo? Es una figura geométrica que...

¿Qué es la alegría? Es una emoción que...

El primer sustantivo de la definición debe aludir a una idea más amplia que el objeto definido.

¿Qué es un loro? Un loro es un ave que...
  • Image about Que es un gato
© stephen foster/getty images

La idea de ‘ave’ es más amplia que la idea de ‘loro’. Lo contrario sería absurdo: ¿Qué es un ave?

Un ave es un loro que...

En lingüística se llama ‘hiperónimo’ la palabra cuyo significado abarca el significado de palabras “inferiores”. La palabra ‘animal’ es el hiperónimo de ‘mamífero’, ‘insecto’, ‘marsupial’, ‘crustáceo’, ‘perro’, ‘perro pastor’, ‘perro pastor alemán’, etc. Las palabras “inferiores” se llaman ‘hipónimos’.

Así pues, la primera palabra de una definición debe ser un sustantivo hiperónimo.

Luego se enumeran y se explican las características del objeto definido. Ejemplo:

Un gato es un animal felino que tiene cabeza redonda, pelaje espeso, ronronea, es de cría doméstica, etc.

Conclusión: se comienza apelando a un sustantivo hiperónimo y se termina con la enumeración de las características del objeto. De este modo, al definir, se sube por una “escalera” (el hiperónimo) y se baja por un “tobogán” (las características).