> Conga planetaria
También están aquellos que juran que los efectos gravitatorios de los planetas se alinean en 2012 pueden afectar de alguna manera a la Tierra. “Resulta que no hay alineación planetaria en el 21 de diciembre de 2012”, dice Yeomans. “Incluso si hubiera un alineamiento planetario, esto no sería un problema. Los únicos cuerpos celestes que tienen importantes efectos gravitatorios sobre la Tierra son la Luna y el Sol, como se ve en las tabulaciones de las mareas. Los efectos de las mareas inducidas por otros planetas de nuestro sistema solar son insignificantes, como lo hemos experimentado durante millones de años sin ninguna dificultad”.

> Las tormentas solares
Otro miedo para este año de 2012 proviene de las tormentas solares, que son torrentes de partículas energéticas provenientes del Sol que bombardean la Tierra. Estas por lo general vienen y van en ciclos de once años. Cuando llegan a la Tierra crean hermosas auroras y suelen causar daños a los satélites y redes eléctricas, sin embargo, de acuerdo con Yeomans, “no es nada que cause daños permanentes o muy graves”.

© Anthony Bradshaw/Getty ImagesExisten registros de una “súper tormenta” solar que se produjo en 1859. A pesar de haber causado poco daño en ese entonces, existe la preocupación de que una tormenta de este tipo causaría un daño mucho más grave hoy en día, porque nuestro mundo de hoy es muy dependiente de la electrónica. Sin embargo, “no hay evidencia de que una tormenta solar se produzca el 21 de diciembre”, dijo Yeomans. “Es imposible predecir la actividad solar con tanta antelación, e incluso una tormenta solar muy fuerte probablemente no provocaría esa apocalipsis que muchos temen”.

> El baile de los polos
La Tierra tiene dos tipos de polos: los polos geográficos que marcan el eje de rotación del planeta y los polos magnéticos asociados con el campo magnético del planeta que hace nuestros compases se orienten al norte compases. Algunos temen que haya una reversión polar el 21 de diciembre.

Los polos geográficos no pueden cambiar de posición, porque la Luna estabiliza la rotación de nuestro planeta.

Los polos magnéticos cambian de posición de vez en cuando, a intervalos de aproximadamente 500.000 años. Estos cambios no son repentinos. Se producen lenta y gradualmente a lo largo de miles de años “y no hay evidencia de un cambio del 21 de diciembre de 2012”, dijo Yeomans. “Si cambiasen, esto no supondría un problema grave, a no ser el trabajo de cambiar la orientación de los mapas y las brújulas de norte a sur”.

> El veredicto
En última instancia, la gente inteligente puede creer cosas extrañas por muchas razones. Yeomans ha señalado, por ejemplo, que la “información veraz a menudo se confunde con ciencia barata, mientras que la evidencia anecdótica y discusiones apasionadas en Internet y en programas de televisión pretenden presentar hechos reales y a menudo son confundidos con la realidad “.

Los científicos realmente tienen una gran tarea por delante. Yeomans concluye: “Realmente tenemos que hacer un mejor trabajo educando a la gente acerca de la ciencia”.