© Victor Habbick Visions/Getty Images

A pesar de zum-zum-zum alrededor de la fecha del 21 de diciembre de 2012, debido a la profecía maya, el mundo no está en peligro de llegar a su fin. Además del solsticio de invierno del próximo año, la noche más larga del año, no se espera nada más interesante ese día. “Que duerman bien el 21 de diciembre”, dijo el astrónomo Don Yeomans de la NASA acerca de los rumores de una apocalipsis.


El calendario maya tiene, al igual que el moderno calendario gregoriano, 365 días. Además de los años, los antiguos mayas medían el tiempo en períodos más largos, con dos calendarios: uno corto y uno largo, al igual que nosotros medimos el tiempo en décadas, siglos y milenios. El recuento corto era de 52 años de los nuestros y el largo tenía 5.125 años. Este calendario largo llega a su fin el 21 de diciembre de este año. “Por supuesto”, dijo Yeomans, “que un nuevo calendario comenzará el 22 de diciembre. Sería como decir que nuestro calendario termina el 31 de diciembre, y ese es el fin del mundo, sin tener en cuenta que un nuevo ciclo comienza. Por otra parte, los mayas nunca dijeron que el fin del mundo iba a ocurrir en esta época”.

Si bien hay quienes, como los mayas, creen que el 21 de diciembre 2012 traerá una nueva era de iluminación, muchos otros temen una catástrofe. Entré en Google con la palabra “desastres” en el 2012 y encontré más de 35 millones de visitas. Muchas personas pues, se preocupan alrededor de esta fecha.

© Elena Kalistratova/Getty Images
> Cruzado galáctico letal
Se puede descartar esta preocupación. Desde el punto de vista de la Tierra, a pesar de que el Sol cruza el plano de nuestra galaxia el 21 de diciembre, sabemos que habitualmente lo hace dos veces al año, sin fanfarria ni contratiempos.

> La muerte viene para el Planeta X
Otro temor es que se supone que el planeta llamado “Nibiru” o “Planeta X”, está en curso de colisión con la Tierra.

Nancy Leider, una conocida ufóloga, que dice haber estado en contacto con extraterrestres del sistema estelar Zeta Reticuli, dijo una vez que Nibiru podría causar un desastre generalizado en mayo de 2003. Ahora ha cambiado su predicción al 21 de diciembre de 2012, la fecha fatídica de moda.

“No hay evidencia de que Nibiru existe”, dijo Yeomans. “Nociones de que podría estar escondido detrás del Sol carecen de fundamento, pues no puede estar escondido detrás del Sol para siempre, y ya lo habríamos detectado hace años”, afirmó Yeomans.

Los creyentes en Nibiru acusan a astrónomos de la NASA de estar involucrados en una conspiración para encubrir Nibiru y evitar el pánico. Yeomans bromea: “No hay nada ni nadie en este mundo que pueda hacer que un astrónomo guarde silencio sobre lo que sea”.