Asentados en leyendas romanas o incas, mirando al pasado con comodidades del presente o vislumbrando el futuro de una nueva vida conjunta, estos cuatro hoteles de lujo no defraudan a nadie.


Hotel Monasterio en Cusco en Perú
A 3.000 metros sobre el nivel del mar se asienta Cusco, localidad envuelta en leyendas incas e historias españolas. En su plaza central, el Hotel Monasterio, un antiguo monasterio y monumento nacional que data de 1595. Con el lujo que destaca a la cadena Orient-Express, el hotel combina perfectamente la modernidad con la elegancia centenaria. Nueva cocina andina, mercados y galerías adornan el lugar cuyo centro neurálgico es el claustro de piedra, su fuente cantarina y el cedro de 300 años.

Construido sobre el palacio del Inca Amaru Qhala en 1598 se destinó a seminario pero fue seriamente dañado en el terremoto de 1650. Tras su restauración se añadió una capilla de estilo barroco indígena y en 1692 se destinó a universidad. En 1816 revirtió su función a seminario hasta 1965, cuando el edificio se remodeló en el hotel. Este es un lugar donde se siente la historia, en sus piedras, en sus puertas con escudos de armas, en su claustro… se siente uno un poquito más cercano al cielo.

Desde aquí se pueden contratar lujosos viajes en tren para la visita a Machupicchu.

www.monasteriohotel.com/web/ocus/history.jsp