• Image about No, mas pena

Imagínese que unos amigos le han invitado a casa de ellos para celebrar un cumpleaños y con una buena cena. En la sobremesa y en medio de una buena charla, empieza a notar que algo le ha caído mal al estómago y necesita ir al baño con urgencia. Quizás piense: ¡Qué horror! ¡Qué dirán! Pero si usted está preparado para la vida moderna, no debe entrar en pánico. Simplemente lo primero que hace es sacar de su bolso o bolsillo su Poo-Pourri, (¿pu-pu-rrí?) pulverice el inodoro, y el producto controlará totalmente los olores. Para sus amigos es como si fue al baño a lavarse las manos. Pero si los anfitriones supiesen, pulverizarían el inodoro con el Poo-Pourri antes de que lleguen los invitados, así todos quedan cubiertos.

Los productos están hechos a base de ciertos aceites y fragancias naturales eliminadoras de olores, que crean una película protectora sobre el agua del inodoro que aniquila los olores a la vez que es inofensivo para los sistemas de desagües y tanques sépticos. Es interesante como el producto trabaja pues a diferencia de los otros ambientadores que en general enmascaran los olores, en la práctica, Poo-Pourri elimina los olores molestos antes de que se produzcan.

Obviamente una de las claves del producto es su portabilidad, para poder llevarlo con uno cuando la ocasión se presente. En general los envases son de 2 onzas (60 ml) y 4 onzas (120 ml), aunque también tienen uno pequeñito de 5 ml que lo venden como muestra pero que es muy práctico, pues es del tamaño de un lápiz labial y cabe en cualquier bolsillo. Se comercializa en varias fragancias.