• Image about La ultima frontera del vino
Bodega Del Fin del Mundo
Las vides argentinas avanzan al sur, a Patagonia. En el pasado un territorio impensado para viñedos, hoy produce algunos de los vinos “Made in Argentina” más renombrados.

Patagonia es ideal para producir vinos de calidad por sus grandes condiciones: suelos pedregosos y aluviales, luminosidad, amplitud térmica en la maduración de la vid y poca humedad. Por ello, los vinos de zonas frías logran un buen equilibrio entre el tenor de azúcar y la acidez del fruto. Las condiciones del terroir de la Patagonia la convierten en un paraíso para vinos premium malbec y pinot noir. Por ello, se apunta a proyectos familiares y bodegas boutique con menos viñedos, pero de alta calidad.

En la región hay varios emprendimientos para obtener vinos naturales, que es lo que el mercado mundial demanda, sanos y sin aditivos. Los vinos patagónicos son aromáticos, delicados y elegantes y no necesitan estabilizantes microbiológicos ni antioxidantes.
  • Image about La ultima frontera del vino
Bodega Del Fin del Mundo

La producción se centra en los valles del río Negro y el río Colorado y en la provincia de Neuquén en San Patricio del Chañar y Añelo, aunque también ha llegado al paralelo 42 en la provincia de Chubut. Las variedades mejor adaptadas son: torrontés, semillón, sauvignon y chenin blanc, de los blancos. En tinto destacan malbec, merlot, syrah, pinot noir y cabernet sauvignon.

Humberto Canale, bodega de estilo colonial y centenaria es la más importante del sur argentino, en General Roca, provincia de Río Negro. Desde su fundación en 1909 tuvo un rol fundamental en la vitivinicultura patagónica y el Alto Valle de Río Negro adquirió la categoría de terroir específico.

Por su parte, Estepa tiene sus viñedos en dos ambientes diferentes: el húmedo Alto Valle de Río Negro y la seca estepa. Mientras que Noemía es una bodega boutique (de Noemí Marine Cinzano) donde las vides se recolectan al alba, a mano y, al atardecer cada racimo es controlado, limpiado y despalillado. Patagonian Wines, la pequeña bodega más austral de América, está en El Hoyo (Chubut), paralelo 42, la misma latitud que bodegas de Australia y Nueva Zelanda.

En Neuquén, las lluvias escasas, el frío y los vientos constantes favorecen la sanidad de los viñedos de bodegas como Patritti, Del Fin del Mundo, NQN y Saurus. Los vinos de bodega Patritti maduran 12 meses en barricas de roble francés y otros 12 en botella. La bodega NQN tiene una sofisticada arquitectura, equipos de última tecnología y cuenta con Malma, restaurante bar para probar platos patagónicos con una buena copa de vino y un amplio mirador que da a los viñedos. NQN fue adquirida a inicios del 2012 por la Bodega Del Fin del Mundo.

Finalmente, Saurus, una bodega que se ubica contra la ladera de una meseta, lo que le permite ser parte del paisaje natural. Esta ubicación se traduce en un innovador sistema gravitacional para trasladar el vino con 5 niveles y 22 metros de altura. Dato curioso: durante la construcción hallaron restos de un dinosaurio perteneciente a la familia de los Titanosáuridos, que fueron ubicados en una cava especial. De ahí surge el nombre “saurus” para los vinos y su restaurante.


www.bodegacanale.com
www.bodegasestepa.com
www.bodeganoemia.com 
www.bodegaspatritti.com.ar 
www.bodegadelfindelmundo.com 
www.bodeganqn.com.ar
www.saurus.com.ar
www.familiaschroeder.com