• Image about La Feria de  las Flores
© Guillermo de la Corte

Durante cincuenta y cinco años se ha venido celebrando ininterrumpidamente este magno festival en la ciudad de Medellín en Colombia, que honra el amor de los campesinos por el cultivo de las flores. Es uno de los últimos vestigios de una tradición que apenas subsiste ante la producción floral masiva, que se ha convertido, después del café, en el segundo producto de exportación del país.

Puntualmente todos los años, a primeros de agosto, Medellín, conocida como la “Ciudad de la eterna primavera”, florece en todo su esplendor gracias a su Feria de las Flores, su evento social más importante. Son diez días de celebraciones gratuitas, prácticamente en su totalidad, que incluye el Desfile de Caballos, donde miles de caballos pasean por la ciudad; Desfile de Autos Clásicos y Antiguos; Caravana de Chivas y Flores; Exhibición de Orquídeas, Pájaros y Flores; tablados a lo largo y ancho de la ciudad con música, teatro y comedia; y un sinfín de actividades con un total de 140 que culmina el domingo último con el Desfile de los Silleteros, el alma de la fiesta.

Silletas y silleteros
La silleta fue en algún tiempo un medio de transporte individual que se ingeniaron los campesinos para el desplazamiento de personas enfermas y personajes, aunque también se usó como un método para transportar muchas otras cosas. Básicamente era una silla donde se sentaba una persona y otra la cargaba a cuestas en la espalda como si fuese una mochila. Utilizando el mismo método, pero en lugar de una silla, los campesinos idearon un tipo ligero de cajón bordeado de varas de bambú atravesadas horizontal y verticalmente formando una cuadrícula. En cada agujero colocaban los ramilletes de flores que después transportaban hasta la ciudad para su venta. Es conocida como la silleta tradicional.

Además de ésta, en el desfile se presenta la silleta monumental, cuyas medidas mínimas son de 2 x 2 metros hechas totalmente de flores; la silleta emblemática, la cual lleva composiciones de imágenes que transmiten mensajes religiosos, políticos, socio culturales, ambientales y de diversa índole. Esto se consigue añadiendo volumen a un silleta de base plana, con figuras tridimensionales a base de papel, cartón y otros materiales y a los que se pega las flores sin tallo con silicona. Por último existe la silleta comercial, basada en el diseño con flores del logotipo o marca comercial de una empresa. Esta modalidad de silleta es una de las fuentes de financiación del Desfile de Silleteros.

El silletero lleva dentro de su alma el amor por el cultivo de las flores y el portar la silleta toda engalanada de bellísimas flores por las calles de Medellín es un orgullo y una tradición que se pasan de padres a hijos.