• Image about La elegancia de los accesorios

Una buena cristalería, decantadores, bombas de vacío o bolsas para transportar el vino son algunos de los objetos más preciados por los enófilos, accesorios casi indispensables para sacar el mejor partido a las botellas.

Ideal para llevar con nosotros el vino a la temperatura perfecta y protegido, ya sea tinto o blanco, las elegantes bolsas de transporte de botellas de la marca Sachi son una opción magnífica. Este transportador de botellas con un diseño estilizado que imita la piel lleva en su interior un forro de espuma de polietileno aislante y está disponible en varios modelos.

  • Image about La elegancia de los accesorios
Llegado el momento de disfrutar de una botella, de oxigenar el vino, los decantadores de cristal son otros de los objetos más codiciados por los adeptos a Baco. Entre los más apreciados figuran los de la marca Riedel, por la finura de su cristal y su atractivo diseño.

Y es que el decantador ha dejado de ser hoy un objeto decorativo para convertirse en un instrumento necesario para el disfrute de los caldos. El refinamiento debe quedar patente en la elección de la cristalería. Esta debe componerse de copas diseñadas para realzar las características del vino, es decir, de cristal fino y nítido. Queda proscrita la copa de color o tallada. Las casa alemana Spiegelau o la austriaca Riedel son dos de las marcas más prestigiosas.

Los vinófilos tienen también especial querencia por todo tipo de accesorios y rarezas de artilugios relativos al vino, como las llamadas bombas de vacío (para conservar una botella abierta), los libros de catas, los recogegotas (aros metálicos forrados) o la nueva generación de sacacorchos, entre los que destaca la marca ScrewPull.