• Image about La decada de las multilatinas
© hybrid images/getty images
Famosas marcas estadounidenses como Chevron, Sara Lee’s Bakery, Entenmann’s, Burger King, Thomas’ English Muffins, Pilgrim’s Pride y Swift pertenecen hoy a compañías latinoamericanas. Estas empresas conocidas como multilatinas, translatinas, y recientemente como “latinas globales”, son empresas multinacionales de origen latinoamericano que se internacionalizan y consolidan como actores de la economía global. La Universidad de Columbia las calcula en unas 3.500.

En el 2010 la Inversión Extranjera Directa (IED) de Latinoamérica y el Caribe se cuadruplicó con respecto al 2009, alcanzando la cifra récord más de US$43.000 millones, según datos de La Comisión Económica para América Latina y el Caribe de la Naciones Unidas (CEPAL). México ocupó el primer lugar, seguido por Brasil, Chile, Colombia, Venezuela y Argentina.
  • Image about La decada de las multilatinas
© cargo/getty images

El flujo de IED hacia la región creció en un 40%, siendo Brasil el mayor receptor, con un incremento récord de 87%, siguiéndole en importancia de destino: México, Chile, Perú, Colombia y Argentina.

El mayor crecimiento lo registran translatinas que se encuentran en industrias básicas, de baja y media-baja tecnología, y algunos servicios. Destacándose la minería, el acero, petróleo y gas, y cemento.

En el área de servicios las primeras translatinas provienen de la ingeniería y construcción y, recientemente, en telecomunicaciones y en comercio minorista. En la industria de alimentos y bebidas las translatinas se concentran principalmente en su región y en el mercado formado por los inmigrantes latinos en Estados Unidos.

> La fórmula: Fusiones y adquisiciones transfronterizas
Las multilatinas incursionan en nuevos mercados a través de fusiones y adquisiciones transfronterizas, mecanismo que desplaza a la inversión directa en la creación de nuevas instalaciones. Estas inversiones provienen de los mayores ingresos resultantes del alto precio de productos básicos, la depreciación del dólar con respecto a sus monedas, y la baja en los precios de los activos en los países del norte.