> Riesgo y contagio
Aproximadamente 3.2 millones de estadounidenses tienen hepatitis C crónica, pero muchas personas infectadas por el virus no saben que lo tienen. Aproximadamente entre el 70% y el 80% de las personas recientemente infectadas por el virus no presentan síntomas. Es posible que muchas personas con hepatitis C no presenten signos ni síntomas durante años.

Cualquier persona puede contraer hepatitis C crónica si entra en contacto con la sangre de una persona infectada. Esto puede suceder en las siguientes situaciones:

- Al compartir una navaja o cepillo de dientes con una persona que tiene hepatitis C
- Compartiendo instrumentos para realizar piercing o tatuajes (agujas o tinta contaminadas)
- Al haber recibido hemoderivados para la hemofilia antes de 1987
- Al haber recibido una transfusión de sangre antes de 1992
- Al compartir agujas con una persona infectada con hepatitis C
- Al tener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada con hepatitis C
- Al haber contraído hepatitis C de la madre durante el parto

> ¿Qué puede hacer?
Existen diversas pruebas que se utilizan para diagnosticar la infección por el VHC. Hable con su médico o proveedor de atención médica acerca de cómo realizarse una prueba, ya que los análisis de sangre de rutina pueden no detectar la infección por el VHC. Si sabe que tiene hepatitis C, hable con su proveedor de atención médica sobre las formas en que puede ayudar a controlar su afección. Es posible que este le sugiera que realice cambios en el estilo de vida para ayudar al cuerpo, como por ejemplo: comer de forma más saludable y reducir la ingesta de alimentos grasosos y salados; hacer ejercicio y mantener un estilo de vida activo; mantener un peso corporal saludable; evitar el consumo de alcohol.

Su proveedor de atención médica también puede sugerirle opciones de tratamiento para ayudar a controlar la hepatitis C crónica.

Haga que hoy sea su día para tomar medidas. No hacer nada no es una opción.