• Image about Guayaquil

Cálida, seductora, exuberante y sin preocupaciones, como se puede esperar de un paraíso costero. La mejor época para visitar Guayaquil es de mayo a diciembre. El clima es agradable, con poca o ninguna lluvia, las noches son frescas, los restaurantes de primera clase, los museos excelentes, los jardines públicos preciosos y grandes muestras de arte público. Una visita a Guayaquil es como un bálsamo para el alma.

  • Image about Guayaquil
© danita delimont/getty images

Guayaquil se formó por la dinámica del fuego y el agua. Desde tiempos prehistóricos, el río Guayas, una arteria grande y poderosa que brilla como la plata en la noche y de color marrón como el barro durante el día, talló y perfiló su paso por la tierra. Miles de años antes de los incas, esa tierra acogió asentamientos humanos. Después de la llegada de los españoles, este río navegable y su próspero puerto fue un centro de comercio y un objetivo de los piratas. La historia de la lucha de la ciudad en contra de estos bandidos es tan épica como fascinante.

Pero Guayaquil también recuerda su pasado fogoso en sus monumentos y museos. Sin embargo, colonizada desde el siglo XVI, hay pocos edificios que reflejan su antiguo pasado. Después de haber sido destruida por varios incendios, los resistentes guayaquileños han tenido que reconstruir su ciudad muchas veces. Grandes cantidades de madera se utilizaron para construir refinados barcos y elegantes edificios que alimentaron las llamas insaciables de los incendios. La arquitectura más antigua restante de este tipo se remonta al siglo XIX. Algunos de los más grandes ejemplos de estas magníficas estructuras se han restaurado o replicado y actualmente residen en el Parque Histórico. Esté preparado para ser transportado atrás en el tiempo cuando usted visite este parque. Y esté preparado para pasar la mayor parte del día allí. Bien vale la pena.


Información útil

 • Museo Nahim Isaíaswww.museonahimisaias.com
• Museo Municipalwww.guayaquil.gov.ec
• Parque Histórico Guayaquil www.parquehistoricoguayaquil.com
• Museo de la Música Autóctona Julio JaramilloSobre el Malecón 2000

>> Buenos restaurantes y alojamiento en Guayaquil

• Red Crab RestaurantsEl mejor pescado y marisco. Estupendo ambiente.www.redcrab.com.ec
• Ristorante RivieraAlta cocina italiana. Intachable servicio.Tel: 288-3790 / 28
• Hilton Colon’s PortofinoElegante y exclusivo con excelente carta de vinos.www1.hilton.com
• BluNouvelle cuisineTel: 288-4954• Grand Hotel Guayaquil CaféBuena y económica cocina ecuatoriana.www.grandhotelguayaquil.com
• Hotel Oro VerdeEl hotel más exclusivo de Guayaquil.www.oroverdehotels.com
> Buenos momentos en Guayaquil

  • Image about Guayaquil
Comienzo mi primer día en Guayaquil con un excelente desayuno en el Grand Hotel Guayaquil. El económico buffet ofrece sabrosa comida tradicional ecuatoriana y alimentos deliciosos. El día está húmedo y el sol brillante. Me pongo el sombrero y me encamino hacia el Malecón, un paseo de 24 km de longitud a lo largo de las orillas del río Guayas, bellamente ajardinado y perfectamente conservado. Puedo ver cómo el río, de fuerte corriente fangosa, lleva grandes parches de lirios de agua que parecen no importarles a dónde van.

El paseo me lleva a través de diferentes barrios y me da muchas oportunidades de visitar museos, galerías y restaurantes. Descanso en áreas sombreadas de sus magníficos jardines. Me encanta el coqueto estanque y las esculturas y monumentos conmemorativos de pasado heroico de la ciudad. Me gusta especialmente la Rotonda. Este monumento espectacular del escultor español José Antonio Homs, fue diseñado en semicírculo y está dedicado a Simón Bolívar y San Martín.

Es la hora del almuerzo, así que visité el Red Crab donde las vieiras son carnosas y deliciosas. Después me dirijo al mercado de los artesanos, donde me encuentro con un italolibanés llamado José, que me habla de oleadas de inmigrantes procedentes de China, Líbano, Italia y Alemania. Charlamos un rato y me explica que el comercio internacional de Guayaquil ha fomentado un espíritu de tolerancia y dado la bienvenida e integrado a todos. Es un verdadero amante de la comida y entra en gran detalle acerca de la cocina, que se ha venido transformando por las grandes olas de inmigrantes. Él me da las recomendaciones de varios lugares buenos para comer junto con detalles sobre sus especialidades y nivel de precio.

Armada con esa información ya estoy lista para hacer planes para la cena. Pero primero, un buen largo paseo parece lo indicado. Es tarde y estoy viendo cómo grupos de adolescentes pasean riéndose por las bulliciosas calles, con sus libros asomando en sus mochilas repletas. De repente, una fresca brisa suave que sopla en el Malecón interrumpe mi observación de la gente y me hace redirigir mi exploración a otra sección de este hermoso lugar.

  • Image about Guayaquil
Me dirijo al barrio Las Peñas y el Cerro de Santa Ana; este barrio histórico ha sido olvidado desde hace sólo una década, pero poco a poco se está deteriorando. Con sus casas de madera, acogedores bares, cafeterías y pequeños restaurantes, en sus estrechas calles empedradas, es la zona más antigua sobreviviente de la ciudad. Me encamino hacia el Cerro de Santa Ana subiendo sus 482 escalones hasta la cima, en un sinuoso camino entre casas. Entro en la pequeña capilla donde descanso un poco y doy gracias por las muchas circunstancias que me han traído aquí. Un poco más allá de su patio hay un pequeño parque con una réplica de un barco pirata que alberga un pequeño museo, un restaurante y una discoteca. En los árboles, y en los lugares más inesperados, veo esculturas escondidas y acechantes de piratas de resina, como si fueran a saltar sobre el visitante desprevenido.