• Image about Gaston Acurio delicias peruanas para el paladar

La gastronomía peruana está ganando adeptos en todo el mundo por la originalidad de sus productos y sus variados sabores. Uno de sus más conocidos impulsores es el chef Gastón Acurio, quien ha construido un verdadero imperio culinario. Además, fue elegido Empresario Modelo de 2011 en su país.

En los menús de los restaurantes de Acurio se pueden encontrar desde chupe de camarones al imprescindible ají de gallina a la antigua, el lomo saltado, el tacu tacu con apanado y huevo montado y el seco de cordero al zapallo loche. Humitas, butifarras, salsa criolla, cremas de ají y de rocoto, aderezan el festín colmado con postres como alfajorcitos surtidos, guargüeros, encanelados y coloridos turroncitos.
  • Image about Gaston Acurio delicias peruanas para el paladar

Su cocina es fusión, entre lo criollo y lo indígena, una mezcla de sabores y colores en armonía. Es conocida como nueva cocina andina o New Andean, una versión ecléctica de la cocina peruana tradicional. Acurio no prepara la comida, sino que la glorifica.

Gastón es el chef y propietario de restaurantes en doce países de todo el mundo. Sus creaciones culinarias se encuentran en los restaurantes Astrid & Gastón, T´anta, La Mar Cebichería Peruana, Chicha, Panchita y Tusan Señora.

El chef superestrella estaba destinado a ser abogado y diplomático, pues así lo quería su padre, pero se encontró con la escuela Cordon Bleu de Francia y transformó la cocina en otra forma de hacer diplomacia. Por medio de la gastronomía ha abierto nuevas fronteras promocionado los sabores y los frutos de su patria. Embajador culinario del Perú, Acurio afirma: “Hoy no queremos ser como otros, queremos que el mundo disfrute de lo que tenemos, especialmente de nuestra cocina”.

Pero, ¿cuál es la clave de tanto éxito? Gastón menciona que se trata de una palabra: humildad. “Humildad para aprender de los errores y cuestionar los aciertos. Humildad para agradecer a quienes nos proveen, a quienes nos producen, a quienes nos compran. Humildad para reconocer que cuanto más alto estás, más poderoso eres o más éxito tienes, más responsabilidad de compartir tu éxito, democratizar tu poder, de inclinarte ante el más débil de tu cadena y ayudarlo a que tenga las mismas oportunidades que tú tuviste”.