Picture of Ana Cristina Reymundo

Hace unos días tuve la oportunidad de compartir mis pensamientos con Ramón Carrillo, un periodista de la ciudad fronteriza de Piedras Negras (Coahuila) que hace frontera con Eagle Pass (Texas) y como era de esperarse, surgió la pregunta: “¿Qué es una frontera?”.

S oy de la opinión que aunque las fronteras entre los países son una realidad política y algo que se verifica en un mapa actualizado, no son algo verdaderamente tangible. Son poco más que una expresión de poder militar y político además de ser una manera de segregar a grupos de personas económicamente.

Quizás las fronteras sean una necesidad política y socioeconómica. Sin embargo, todas son porosas. No son impermeables a las culturas y hasta la misma economía de la gente que vive en ellas. Me fascina observar la vida de los pueblos fronterizos donde quiera que se encuentren en el mundo.

No obstante, las fronteras que más me inquietan son las que se encuentran dentro de nosotros mismos. Para mí, mi exterior es como una frontera. Pero también mi interior inexplorado, como por ejemplo, mi mente y mi espíritu.

Otro ejemplo es la frontera entre el pasado, el presente y el futuro. En realidad existe solo el presente, y sin embargo, algo en nosotros mismos se imagina la frontera entre un momento y el otro.

Tal parece que nuestra mente necesita construir fronteras, explorarlas, expandirlas y tan pronto como lo haya hecho, romperlas. ¿Será porque cada uno sabemos que tenemos nuestro singular y efímero tiempo en este mundo? Sin duda alguna, a cada uno nos llegará nuestro día de partida.
Y después de cruzar esa desconocida frontera, ¿qué?

A pesar de las diversas teologías, algo muy cierto es que habrá quien se acuerde de nosotros por un tiempo: hijos, nietos, amigos y quizás algunas cuantas personas más. Quizás sea por décadas, siglos o milenios. Pero inevitablemente llegará el día en que nadie sepa que jamás existimos. Esta es una verdad que cada uno debemos enfrentar y aprender a vivir felizmente. Las fronteras me fascinan.
Por favor escríbame y dígame lo que Usted piensa al respecto. Tengo cuenta de Facebook y Twitter/kitinaperegrina.

¡Hasta la próxima!

Signatureof Ana Cristina Reymundo
Ana Cristina Reymundo
Directora de redacción de Nexos