Siguiendo la iniciativa de realizar algunos sorteos para nuestros lectores a los mismos lugares a donde el equipo de Nexos realiza sus reportajes, aquí les contamos las experiencias del ganador del segundo sorteo y su acompañante, esta vez al Inti Raymi (Festival del Sol) en Cusco (Perú) donde disfrutaron al máximo. 

José Roberto Alarcón y su esposa Gladys no se podían creer que fueran los ganadores del sorteo, lo cual no es de extrañar, pues en general la gente se inscribe con ilusión pero con poca esperanza de que le toque. Pero al final, a alguien le toca ser el ganador, así que este matrimonio chileno con residencia en Utah (EE.UU.), fueron los afortunados. El viaje comprendía cinco días (cuatro noches) en Perú con todos los gastos pagados incluido el trasporte aéreo desde Estados Unidos.

Todo aventura
La llegada a Lima fue el viernes día 21 de junio por la tarde. Al día siguiente, después de un buen descanso en el Hotel Westin de Lima, los Alarcón fueron invitados al restaurante Maras, donde les esperaba el conocidísimo chef peruano Rafael Piqueras para darles una clase privada de cómo preparar un cóctel pisco sour y un ceviche de pescado, ambos clásicos de la gastronomía peruana. Después del almuerzo se encaminaron al aeropuerto para volar a Cusco. A su llegada ya les esperaba personal de la empresa Pachatusantrek, especialistas en tours, caminatas y excursiones, que se encargaría de ellos hasta su vuelta a Estados Unidos. Fueron trasladados al Hotel Tambo del Inka en el Valle Sagrado, donde aprovecharon la tarde recorriendo los alrededores, relajándose y aclimatándose a la altura en ese lugar tan espectacular. A la mañana siguiente temprano tomaron el tren en la estación, que está al mismísimo lado del hotel, que les llevó a Aguas Calientes y de ahí en autobús hasta el complejo arqueológico de Machupicchu. Después de una visita guiada al complejo arqueológico y un cierto tiempo libre, regresaron a pernoctar al Hotel Tambo del Inka.

El lunes 24 de junio era el gran día, así que bien temprano en la mañana se trasladaron de vuelta a Cusco, para presenciar la ceremonia religiosa en honor del dios Inti (Sol), uno de los dioses más venerados por los pueblos andinos, que comenzó en la Plaza de Armas en el centro de la ciudad y acabó en la fortaleza Sacsayhuaman,  acompañados todo el tiempo por el experto guía Percy Ayala.  Después de la cena en un típico restaurante cuzqueño todavía tuvieron ganas para pasearse por el Barrio de San Blas, un área bohemia con muchos artesanos, y por fin el merecido descanso en el Hotel Palacio del Inka.

Despedida
Con tan singular esperiencias, el martes dejaron Cusco de vuelta a Lima, donde aún les quedaba un tour guiado por la ciudad antes de su partida hacia Estados Unidos.

El matrimonio Alarcón nunca había ido a Perú anteriormente. Les encantó las ceremonias coloridas del Inti Raymi, la fortaleza Sacsayhuaman y, desde luego, Machupicchu donde quedaron impactados no solo por la grandeza del lugar sino por la energía que se sentía. Gladys estaba a su vez sorprendida por la gastronomía y en particular por la amplia variedad de frutas que jamás había probado antes.  En sus planes está el volver próximamente con toda la familia sobre todo al área de Cusco donde se han dado cuenta que hay mucho que ver todavía.

Aprovechamos la ocasión para agradecer a Jessica Llontop y Sergio Cuba de la empresa Pachatusantrek (www.pachatusantrek.com) por su inestimable apoyo en la realización de este viaje.