• Image about El Valle del Loira en bicicleta
© elan fleisher/getty images

Bajo el nombre Loire à Vélo (El Loira en bici) existen actualmente varias rutas turísticas de unos 650 km, que llegarán a 800 km durante este año, de las cuales las dos terceras partes transcurren a lo largo de las riberas del río francés Loira. Unas vacaciones en esta región son una oportunidad única para reencontrarse con la naturaleza y renovarse física y mentalmente.

La ruta actual va desde el pueblecito de Cuffy cerca de Nevers en el centro del país, hasta Saint-Brevin-les-Pins en la desembocadura del río en el Océano Atlántico, y viceversa. Esta ruta es parte del Eurovélo 6, un proyecto en construcción aún más ambicioso, que unirá Océano Atlántico con el Mar Negro, utilizando las riberas de los ríos Loira, Doubs, Saone, Rin y Danubio. Atravesará Francia, Alemania (Bavaria), Austria, Suiza, Eslovaquia, Hungría, Serbia, Croacia, Bulgaria y Rumania, con una longitud estimada de 3.600 km.
  • Image about El Valle del Loira en bicicleta
Chocolatería em Amboise
© guillermo de la corte

El trazado de la ruta a lo largo del río transcurre en un terreno plano como la palma de la mano, de tal forma que no es necesario ser el ganador del Tour de Francia para viajar de un punto a otro por lo que el camino es perfectamente adecuado tanto para adultos como para niños. Atraviesa dos regiones, la Centro y Países de Loira. El camino es una combinación de carreteras sin tráfico, vías especialmente construidas para las bicicletas, carriles dedicados en ciertas calles dentro de las ciudades; en fin, todo bien pensado en bien de la seguridad que es la prioridad número uno.

El proyecto comenzó en 1995 y hasta el momento se han invertido 52 millones de euros. Atrae al año unos 700.000 ciclistas, lo que representa unos ingresos considerables por turismo en las dos regiones. Todo está bien cuidado, con una buena infraestructura y servicios y una abundante señalización de la ruta que hace casi imposible perderse. Existen infinidad de opciones de alojamiento, desde lujosas habitaciones en un castillo hasta campings y albergues estudiantiles, así como múltiples posibilidades gastronómicas, como es de esperar en Francia.

Es obvio que debido a la actividad existen multitud de compañías de alquiler de bicicletas. Quince de ellas se han asociado creando una red a lo largo de la ruta, de tal forma que se puede alquilar la bicicleta en un punto y devolverla en otro sitio diferente del lugar en que la recibió. “¿Y qué hacer con el equipaje? No lo puedo llevar en la bici”. No hay que preocuparse. Todo está pensado. Existe un servicio de transporte de equipajes que lo ofrecen más de 150 hoteles, campings y otros alojamientos.