• Image about El mito guadalupano
© afp/getty images

Los mitos sobre la Virgen de Guadalupe y sus poderes son incontables y asombra recopilarlos. Lo cierto es que, se tenga fe o no, la imaginación desplegada alrededor de la Virgen de Guadalupe es parte de la historia y siempre será patrimonio de los creyentes y maravillosa historia fantástica para los descreídos.

Diez años después de la conquista del Imperio Azteca, entre el 9 y el 12 de diciembre de 1531, el indio bautizado como Juan Diego, con 57 años de edad y quien vivía en la capital de la Nueva España, hoy ciudad de México, fue el protagonista de los mensajes y las apariciones de la Virgen María de Guadalupe.
  • Image about El mito guadalupano
© afp/getty images

Durante los primeros 116 años la imagen no estuvo protegida; los fieles que la visitaban podían tocarla, acariciarla, besarla. Esto ha llevado a preguntarse cómo logró conservarse; incluso considerando el polvo, la humedad, el incienso, el humo de las velas, el polen y la luz solar de tantos años. Incluso sobrevivió a un incendio de la iglesia donde estaba durante la revolución mexicana.

En 1936 se afirma que se llevó a cabo la primera investigación formal. Se dice que Richard Khun, premio Nobel de Química, hizo varias pruebas para intentar saber el origen de los colores. Según esta supuesta investigación de Khun, los colores no tienen origen ni animal, ni mineral, ni vegetal.
Desde 1979 se dice que en las pupilas de la Virgen está el reflejo de Fray Juan de Zumárraga y doce personas más, en el momento en que descubren la imagen guadalupana en la tilma de Juan Diego.