• Image about El eterno presente
Estos últimos días han sido difíciles por una multitud de razones y me han hecho pensar en lo que es el tiempo y la memoria.

Según investigadores, la memoria no existe como tal. Es decir, no es un archivo o catálogo que de pronto revisamos para “recordar” el pasado. La memoria es algo muy dinámico. No es recordar sino más bien un volver a vivir. Cada vez que pensamos en algún momento en el pasado, cambia un poco y al repetir la “memoria”, ésta se transforma y difiere a la manera en que otros recuerdan el mismo incidente.

La memoria no es más que un soñar o una proyección de nuestros deseos o temores actuales. Eso implica que ni el pasado ni el futuro pueden existir. Ambos no son más que nociones. Solo existe el presente. Y el presente es eterno.

Pasamos de un instante al otro y habitamos solo en el presente. Pero no es nada obvio aunque a menudo escuchamos la absurda frase, “Hay que vivir en el presente”. ¿Por qué lo decimos? Creo que se debe a la noción tan arraigada del pasado y el futuro que tenemos. Si en verdad comprendiéramos que solo existe el presente, no dejaríamos para otro día ese, “Te amo”, no viviríamos con rencores o reproches por lo que hicimos o dejamos de hacer en un momento dado. Comprenderíamos que con cada respiro y con cada latido del corazón la vida nos brinda la oportunidad de comenzar de cero descartando lo que no queremos y acogiendo lo que más nos sirve. Pero antes debemos aceptar que solo podemos controlar nuestros pensamientos, sentimientos, acciones y palabras, y nada más.

Vivir esa verdad es vivir en el presente y manifestar nuestro auténtico poder. Es lo que nos brinda la paz y la felicidad. ¿Qué piensa usted?

Escríbame a través de Facebook o Twitter.


Ana Cristina Reymundo
Directora de redacción de Nexos