• Image about El angel de la radio

Con su voz cálida y sensible, salpicada de consejos maternales ineludibles, la Doctora Isabel, “El ángel de la radio”, conforta a miles de hispanos que buscan en su experiencia como psicóloga, una respuesta a los constantes retos que la vida nos presenta.

La vida nos entiende aunque nosotros no la entendamos a ella”, afirma rotunda Isabel Gómez-Bassols quien decidió diseñar un nuevo camino a sus 50 años, tras casi tres décadas como psicóloga del sistema escolar de Miami-Dade.

La ecuación de la felicidad

La Dra. Isabel resume su plan para alcanzar la felicidad en siete pasos que ocurren en el interior de cada persona:

Reconoce las creencias que te atan. Las creencias negativas son uno de los principales obstáculos de la felicidad.

Identifica las emociones que te hacen daño. El estrés, los temores y la ansiedad también son obstáculos de la felicidad.

Libérate de tu voz negativa. Nuestros pensamientos negativos pueden actuar como poderosos hechizos.

Usa afirmaciones positivas para cambiar tu actitud. Los pensamientos positivos son un amuleto de la suerte.

Toma las riendas de tu vida. Aprende a proponerte metas y a prepararte para situaciones difíciles.

Rodéate de personas positivas. Las conexiones personales tienen influencia en la felicidad.

Alcanza más felicidad con tu estilo de vida. Ser espiritual y tener un propósito en la vida son importantes en la ecuación de la felicidad.

Un matrimonio acabado después de 28 años y una pierna quebrada en varios lugares fueron, unos de los momentos más bajos y dolorosos de su vida. Isabel miró hacia arriba para preguntar qué se esperaba de ella. “O era una maldición o se me requería para algo mayor. Le pedí a Dios que me diese una señal y me la concedió”.

Una llamada de una estación de radio, una oferta para protagonizar un programa a nivel nacional y una mujer que, contra todos sus instintos de mujer, ante un mundo arruinado, decidió arriesgarse, aceptar un futuro incierto y nunca más volver a mirar atrás.

Allí se apareció Isabel para la entrevista con sus muletas, dejándolo todo atrás, hasta la mitad de su pensión pensando “mi único deseo es dejar el mundo un poquito mejor de lo que lo encontré”.

Pero antes de alcanzar la fama con su consultorio, con sus libros y sus audio libros, Isabel ya era una institución en el mundo hispano, especialmente entre los muchachos perdidos, violentos, carne de pandilla. Con la colaboración de un juez de menores, organizó un exitoso programa de reinserción de estos jóvenes a los que lo que les fallaba no eran ellos mismos, sino su estructura familiar. “Puedo decir con orgullo que un 85% cambiaron su vida tras pasar por el programa”.

No todos, porque como muy bien indica la Dra. Isabel, “los maestros nos indican el camino si nos dejamos”, recalcando que el poder de cambiar está dentro de uno mismo, “uno cree en lo que quiere creer” y que “el maestro no aparece si el alumno no lo espera”.

Y ella cree en esos jóvenes que a pesar de no tener visa, ni becas, siguen estudiando mientras trabajan para pagarse las clases. “No hay mayor placer que escuchar a uno de estos muchachos decirme: ‘usted ha cambiado mi vida’, esa es mi recompensa más grande”.