• Image about Cuatro paraisos
El centro de Oranjestad con vista hacia la Royal Plaza Mall.
© richard cummins/getty images

Aruba, la bella árida

Una pequeña isla caribeña que se convierte en un gigante a la hora de la diversión y la aventura, Aruba es un puerto bullicioso, parada obligatoria de los cruceros.

Aruba y cualquier otra isla del Caribe está asociada en nuestras mentes con playas interminables de arenas blancas, clima perfecto el año entero y movida vida nocturna. Y, sin embargo, la isla posee también un corazón escondido muy particular, lejos de las postales llenas de sol y palmeras que imaginamos.

Visitas obligatorias

• Aruba
www.welcomearuba.com/boca-prins-beach
www.nationalparkaruba.com

• The Paddock - excelente “happy hour”
www.paddock-aruba.com

• Aloe Factory & Museum
www.arubaaloe.com

• Burros salvajes
www.arubandonkey.org

• Granja de avestruces
www.arubaostrichfarm.com

• Bubali Bird Sanctuary
www.arubabirds.com

• Parasailing
www.aruba-redsail.com/watersports

• Autobús Kukoo Kunuku
www.kukookunuku.com


Un desierto árido y rocoso, bautizado por la lengua Papiamento como cunucu, salpicado de cactus y aloe, ofrece ese otro paisaje más desconocido al aventurero intrépido que desea algo más que playa. Aquí, burros salvajes, iguanas y cabras cimarronas buscan su sustento entre los escasos arbustos, todo conservado con gran mimo para preservar su flora y fauna originales. Los árboles divi-divi constituyen una de las cosas más icónicas de la isla porque siempre apuntan al suroeste debido a los vientos que soplan en esta dirección y adornan colinas, playas y barrancos.

Tres visitas que merecen la pena son la Granja de Avestruces, donde su Restaurante y Bar Savanna Lodge ofrece platos basados en la carne de este animal y la reserva ecológica Bubali Bird Sanctuary donde disfrutan de una parada migratoria más de 80 especies de aves incluyendo garcetas, cisnes, gaviotas y fochas. Arikok National Park, en el noreste de la isla, es ideal para pasear por el desierto a caballo.

Obviamente, la playa y unos rayos de sol siguen siendo el centro de las vacaciones en una isla tropical. La playa Boca Prins es considerada la más bella de la isla. Complemente su experiencia playera con unas cuantas clases de parasailing. O si prefiere más movimiento, suba los 562 escalones que llevan a la cumbre de la montaña Hooiberg (Haystack), desde donde se consigue una vista panorámica de los alrededores, que en días claros, puede alcanzar la costa venezolana.

Cuando el sol se oculta, la diversión comienza en Aruba con el autobús Kukoo Kunuku que enlaza restaurantes y bares para mayor comodidad y seguridad de la clientela que desea una controlada aventura en las calles de Oranjestad.