Picture of Ana Cristina Reymundo

He escuchado a la gente decir que el camino al infierno está pavimentado de buenas intenciones. Me pregunto, ¿será cierto?

uizás sí tenga algo de verdad ese refrán ya que a pesar de las mejores intenciones, la mejor planificación o la más sincera disposición, siempre surgen consecuencias imprevistas o hasta daños colaterales, por usar una frase muy en boga.

En ocasiones esas consecuencias son dañinas y es entonces cuando pagamos caro por los males causados a pesar de nuestras buenas intenciones. Y es que no hay manera de quitarle lo dañado a alguien aunque dicho daño haya sido sin querer.

Eso sí que es un verdadero infierno porque es muy difícil conciliar nuestros sinceros motivos, con esas consecuencias. En esta vida lo que cuentan son los hechos. ¿No es así?

Sin embargo, considero que nuestros motivos cuentan ¡y mucho! Pues hacer un daño con alevosía es verdaderamente maligno.

Platicando con un muy querido amigo sobre lo paradójico que es amar una persona y a pesar de eso causarle dolor, él me dijo: “Confiar en alguien simplemente significa que yo estoy seguro que esa persona no me hará un daño o causará una pena a propósito o con alevosía. Es insensato esperar más que eso de cualquier ser humano ya que somos tan imperfectos”.

Es verdad lo que dice mi amigo. Además, es una perspectiva realista y bella en la cual encuentro el génesis del perdón. Al brindarme su confianza y amistad mi amigo ha perdonado de antemano mis fallas. Ese es amor.

Antes de despedirme les comparto que con esta edición, Nexos cumple trece años. En nombre de todo nuestro equipo les doy las gracias por su apoyo. Esperamos compartir muchos años más con ustedes.

Por favor comparta sus pensamientos conmigo. Es tan grato leer sus comentarios.

¡Hasta la próxima!

Signatureof Ana Cristina Reymundo
Ana Cristina Reymundo
Directora de redacción de Nexos