• Image about Brasilia, un sueno hecho realidad
© Ary Diesendruck/Getty Images

El plano de la ciudad utópica que creó Lucio Costa se asemeja a un avión. Cada una de las alas, la del norte y la del sur, despliegan conjuntos de edificios modernos, iglesias, escuelas, jardines infantiles, clubes, bibliotecas, cines y un centro comercial. Las edificaciones se sientan sobre altas columnas para permitir al ojo humano disfrutar del paisaje y de las diversas flores que según la temporada brotan de su tierra roja. El desarrollo urbanístico está centrado entre un cinturón de reservas selváticas y parques recreativos, tal como lo programó y diseñó en toda la ciudad Roberto Burie.

  • Image about Brasilia, un sueno hecho realidad
© Geoff Renner /Getty Images
Para servir de agua a toda la ciudad se canalizaron todas las quebradas hacia al construido Lago Paranoá que es el segundo puerto deportivo del Brasil en donde se practica el wakeboard y el windsurf. Con el clima tropical de sabana de Brasilia, el lago provee un poco de humedad en la temporada seca y fría y la intensifica en la temporada cálida. El lago sirve como aislamiento y protección al Palacio de la Arboleda en donde habita el presidente brasileño.

En la cabina del avión imaginario se concentra el corazón y el cerebro de las altas decisiones nacionales, la Plaza de los Tres Poderes con el Congreso Nacional, el Tribunal Federal Supremo y el Palacio de Planalto que acoge al poder ejecutivo. Los edificios ministeriales se sitúan a ambos lados de la amplia avenida llamada Explanada de los Ministerios.

Todos estos edificios son parte las obras de Oscar Niemeyer, uno de los personajes más influyentes de la arquitectura moderna internacional y quien dirigió las formas y las curvas de los edificios oficiales que ocupan las amplísimas avenidas del plan urbanístico de Lucio Costa. Niemeyer seguidor y gran promotor de las ideas de Le Corbusier, fue además el pionero en la exploración de las posibilidades constructivas y plásticas del hormigón armado. Una de las obras más expresivas de esta técnica es La Catedral Metropolitana de Nuestra Señora Aparecida. Formada por una estructura hiperboloide de 16 columnas de hormigón idénticas, con su techo de vidrio que aparenta dos manos en posición de oración.

Población

  • Image about Brasilia, un sueno hecho realidad
© Panoramic Images/Getty Images
Los primeros en inmigrar a Brasilia llegaron de todo el país y son llamados Candangos. El mismo término era usado por los africanos para designar a los portugueses. Hoy, Brasilia es considerada una de las ciudades con mayores tasas de crecimiento en Brasil. Su población, de dos y medio millones de habitantes, se incrementa en promedio un 2,8% al año.

Está compuesta por un mosaico étnico y cultural que incluye una mayoría mulata (48.5%) seguido por blancos (44%) y un pequeño porcentaje de raza negra, asiáticos y amerindios. Esto permite disfrutar de todo tipo de celebraciones tradicionales, de todos sus acentos artísticos, movimientos musicales, destacándose la zamba y los carnavales. A ello se suma, que teniendo más de 190 embajadas, recibe visitantes de todo el mundo.