Fortaleza
Fortaleza debe su nombre al periodo comprendido entre 1637 y 1654, cuando estuvo bajo el control de los holandeses, que construyeron el Fuerte Schoonenborch. Bendecida con 34 kilómetros de hermosas playas, Fortaleza ha sido durante años uno de los principales destinos turísticos del nordeste de Brasil y hoy en día es un importante centro económico con más de 2,4 millones de personas. El mayor atractivo se encuentra en sus playas: la Praia do Futuro con sus barracas (sencillos quioscos-restaurante construidos sobre la arena, que sirven marisco fresco típico de la región). La de Iracema es famosa por sus bares y locales nocturnos. También está el bucólico arenal de Mucuripe, desde el que los pescadores se adentran en el mar con sus jangadas (pequeñas embarcaciones hechas de madera). La avenida Beira Mar, que se extiende a lo largo del litoral, alberga diariamente una feria de artesanía tradicional y en ella se encuentran algunos de los mejores locales para bailar forró, ritmo típico del nordeste de Brasil. Destacan el Centro Dragão do Mar de Arte y Cultura y el Beach Park, el mayor parque acuático de Brasil, que cuenta con vanguardistas toboganes repartidos en una superficie de 35.000 m2.

Comer
Tilapia Restaurante 
Colher de Pau
Restaurante Frederico
Coco Bambu Beira Mar 

Beber
Buteco Praia
Picanha do Cowboy
Pasear
Avenida Beira Mar (a lo largo de la costa)
Iate Clube (vista espectacular)
Dragão do Mar (zona cultural)
Beach Park (parque de agua frente al océano)
Barraca de Praia Guarderia, Praia do Futuro
Estádio Castelão

Estádio Arena da Amazônia
Danilo Borges/Portal da Copa
Manaos
Su principal atractivo es su ubicación, en la confluencia de los ríos Negro y Solimões, nombre con el que se conoce al Amazonas en este tramo de su recorrido. Las oscuras aguas del río Negro fluyen junto al turbio caudal del Solimões sin mezclarse a lo largo de más de 18 kilómetros, un fenómeno que constituye uno de los espectáculos más majestuosos de la cuenca amazónica. Con algo más de dos millones de habitantes, en Manaos convergen la exuberante belleza natural, las tradiciones locales y el encanto de una vibrante metrópolis. La ciudad ofrece atractivos tan dispares como el Teatro Amazonas, un impresionante auditorio que alberga cada año el Festival Amazonas de Ópera, y el Boi-Manaus, la multitudinaria celebración del aniversario de la ciudad a los sones del típico boi-bumbá.

Comer
Banzeiro 
Choupana 

Beber
Touchdown Bar
Pasear
Teatro do Amazonas
Encontro das Águas
Estádio Arena da Amazônia